Técnicas no invasivas permiten identificar la regresión de la fibrosis y el riesgo de complicaciones después de la curación de la hepatitis C en pacientes trasplantados hepáticos